¡En el CTM evolucionamos y revolucionamos!

Como estudiante del Colegio Tecnológico de México, podrás diversificar la forma en cómo desarrollas las capacidades que la segunda década del siglo XXI demanda a los jóvenes. Te iniciarás en el dominio de elementos fundamentales de la Ciencia, la Tecnología, la Ingeniería y las Matemáticas (habilidades STEM); fomentarás tus capacidades humanas, de innovación y emprendimiento posicionándote como un líder visionario capaz de integrarlas para insertarte en un entorno laboral específico, en el que la industria y, en general, todas las organizaciones están transitando, como efecto de la Cuarta Revolución Industrial.

Aunque muchos la vinculan únicamente con el auge tecnológico, tiene aristas amplias y complejas que van más allá del terreno digital, como el ambiental, el social y el cultural.

Con la creación de este espacio dedicado a la Educación 4.0, toda la comunidad del CTM tiene al alcance información, enlaces, recursos educativos y otros elementos para ampliar el conocimiento sobre este tema y, con ello, generar una visión del mundo acorde a la realidad actual.

¿Cómo llegamos a la Educación 4.0?

Las revoluciones industriales definen el contexto

El desarrollo de las revoluciones industriales es, sin lugar a dudas, de orden sistémico y el contexto histórico es un factor fundamental, por lo que es conveniente identificar cuáles son los rasgos más significativos de estas revoluciones para establecer más adelante los puntos de conexión con los procesos educativos:

Primera revolución industrial. Se gesta entre los años 1760 y 1840 aproximadamente. Los sucesos más reveladores que se presentaron son los relacionados con la invención de la máquina de vapor o la introducción de equipos de producción mecánicos, impulsando con ello la capacidad de producción industrial.

Segunda revolución industrial. Se da a finales del siglo XIX (entre 1850 y 1870)  y tiene como una característica distintiva el surgimiento de una visión “científica” en la gestión de los procesos productivos, dando lugar a la aparición de la división del trabajo y la integración de cadenas de montaje que impulsaron la producción en masa con ayuda de la electricidad.

Tercera revolución industrial. Registra sus inicios en los años sesenta (entra 1960 y 1970), con el desarrollo de semiconductores. Se dio paso a la automatización, a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), las cuales se posicionaron como las grandes impulsoras tecnológicas en los diferentes sectores productivos.

Cuarta revolución industrial o Industria 4.0. Se encuentra en pleno auge y su comienzo fue a principios del siglo XXI (2006, aproximadamente). La digitalización y el desarrollo de la tecnología se encuentran en diversos campos y áreas del conocimiento, a través del desarrollo de la robótica, la inteligencia artificial, el Internet de las cosas, big data, cloud computing, logística, imprenta (que para este periodo evoluciona a la impresión 3D), blockchain, entre otras, que son el sello propio de esta revolución.

Relación Revolución Industrial y Educación

Educación 1.0 El proceso es unidireccional: del profesor al alumno (educación estática y sin interacción), los alumnos de manera pasiva disponen de la información y libros seleccionados que el maestro les proporciona.

Educación 2.0. La visión “científica” surgida en el contexto, promueve la explicación que ofrecen las teorías psicológicas sobre el conocimiento: se propone como objeto de estudio a la conciencia, empieza a tomar mayor importancia el desarrollo intelectual y social.

Educación 3.0. La teoría del aprendizaje significativo (1973), define la asociación  de los procesos que se dan en el aula; reconoce la actitud, motivación e intereses del estudiante como un factor decisivo y las condiciones que se requieren para que se produzcan los resultados y la evaluación. Con ello se da pie a la ampliación de los entornos de aprendizaje como sería la incursión de la “escuela en la industria”, lo que en la actualidad es la “formación dual” 

Educación 4.0. En esta “fase” de la educación, se entiende como principal factor al estudiante que quiere “adquirir” conocimiento, centrándose en el desarrollo de habilidades particulares para llevarlo a cabo. Siendo, de esta manera, un aprendizaje autogestivo con el profesor como guía y soporte, mas no como la única fuente de aprendizaje. Se usan diversos métodos con los cuales el autoaprendizaje se hace notar.

En México, como caso particular, experimenta diferentes entornos y realidades, ya que aún en pleno auge de esta 4ª Revolución Industrial, mientras hay organizaciones totalmente conscientes de lo que esto significa en su competitividad y ya han tomado las medidas necesarias, hay otras que por desconocimiento o falta de recursos no lo han hecho y operan como si su entorno estuviera caracterizado por la 2ª Revolución Industrial, por lo que sufrirán las consecuencias con mayor intensidad.

Talento 4.0

Las capacidades y competencias humanas también se revolucionan

Hoy más que nunca se observa la necesidad de replantear la valía de los profesionales que se insertan en las organizaciones como parte del  capital humano. Los profesionistas deben jugar un rol indispensable al afrontar los retos estratégicos y tecnológicos que las organizaciones tienen para ellos:

  • Definir las estrategias de innovación, operación y rentabilidad
  • Formular planes de transformación digital
  • Promover un cambio de mentalidad para gestar y acelerar el cambio
  • Fomentar una cultura de organización digital, integral y perdurable
  • Incorporar nuevos elementos impulsores de innovación y valor
  • Usar tecnologías como big data e Inteligencia Artificial para diversos procesos
  • Desarrollar y retener el talento

Es evidente la importancia que cobran las competencias profesionales y humanas como parte del liderazgo que nuestros próximos profesionistas deben desarrollar como parte del cambio en la era digital y la adopción de las tecnologías, esto implica que tendrán que facilitar las conexiones y el trabajo integrado entre las organizaciones, gestionar una agenda de transformación al interior de éstas, así como conjuntar los esfuerzos de equipos de trabajo constituidos por diversas generaciones, características culturales y poseedores de múltiples habilidades digitales.

Hoy más que nunca se observa la necesidad de replantear cómo van a generar valor los profesionales que creen o se insertan en las organizaciones como parte de su capital humano, indispensable en el rol que deben jugar ante los retos estratégicos y tecnológicos que éstas tienen que afrontar, como son:

  • Definir las estrategias de innovación, operación y rentabilidad
  • Formular planes de transformación digital
  • Promover un cambio de mentalidad para gestar y acelerar el cambio
  • Fomentar una cultura de la organización digital, integral y perdurable
  • Incorporación de nuevos elementos impulsores
  • Fortalecer su capacidad de innovación
  • Usar tecnologías como big data para efectuar análisis predictivos y la Inteligencia Artificial para diversos procesos impulsores de las inversiones
  • Desarrollar y retener el talento
  • Transformar las cadenas de suministro
talento-4-0

Dadas las necesidades del entorno social y laboral, se conforma la noción del Talento 4.0, término con el cual se identifica a las personas que poseen las competencias adecuadas, tanto personales como profesionales, para hacer frente e los requerimientos de la industria. Conforme logren desarrollarlas, se dilucidarán los diferentes escenarios de desenvolvimiento de las personas.

¿Qué enseñar y cómo enseñar?

Así como en el panorama empresarial se observa que no todas las empresas están en la misma sintonía que define la Industria 4.0, en la Educación se presenta el mismo fenómeno, no todas las instituciones educativas se ubican alineadas a la Educación 4.0, para ello es muy importante, distinguir qué enseñar y cómo enseñar.

que-enseñar
como-enseñar

En el caso de México, se encuentran ambas, tanto las que ya están dando los pasos pertinentes, como otras que aún no han identificado la urgencia de hacerlo, lo que provoca que el sistema educativo se vea rebasado y aún no se encuentre preparado para satisfacer las demandas de los sectores productivos, generando con ello una brecha entre  cada vez más profunda.

Reto para el CTM

En el Colegio y su comunidad educativa, vistos como un universo, buscamos estar al día en este aspecto; este 2020 se pondrá en marcha un Modelo Educativo que nos conduzca a la transformación y modernización de nuestras carreras, ampliación de nuestra oferta académica en los niveles educativos que ofrecemos, con un bachillerato en línea, nuevas licenciaturas y fortalecimiento de las maestrías. Con el proyecto Digitalizatec y la apertura de un Campus virtual acercaremos la tecnología a nuestras aulas para transformar nuestras clases. Ampliaremos nuestros ambientes de aprendizaje con los que también se apoyará a estudiantes y docentes en el acceso al conocimiento y desarrollo de habilidades tecnológicas y de liderazgo. Se generarán proyectos de emprendimiento y de impulso a las habilidades STEM y se fortalecerá la multiculturalidad con el perfeccionamiento de los idiomas y los intercambios académicos.

Estaremos atentos y exploraremos, las necesidades y requerimientos que las organizaciones y la sociedad demandan. Buscaremos empatizar con la óptica empresarial y la social, para formar a los profesionistas que cuenten con las competencias suficientes y que, a su vez, ostenten un enfoque de ciudadanía acorde a esta época, apoyándoles en la identificación de las oportunidades que se les presenten y en la incorporación de la innovación como un sello en sus procesos, productos, servicios. Con esta misma visión acercaremos la cátedra a la empresa e impulsaremos el espíritu emprendedor de nuestros jóvenes.

De esta manera, los estudiantes del CTM con los conocimientos y visión del mundo acorde a la realidad actual, desarrollarán el talento que los posicione como los futuros líderes que enfrenten los desafíos que ésta, la realidad, les impone, además de estar preparados para los nuevos escenarios que se avecinan, siendo capaces de generar las condiciones que aceleren los procesos de modernización del país y comanden las revoluciones por venir.

Contacto Campus Oriente Zaragoza
  •  informes@tecdemexico.edu.mx
  •   5756 4938
  •   5763 5628
  •   Calzada I Zaragoza No. 1329 Col.
    Tepalcates, CDMX
Contacto Campus Sur Coapa
  •  informes@tecdemexico.edu.mx
  •   5677 9934
  •   5677 9209
  •   Parma No.3, Col. Ex-Hacienda de Coapa, Tlalpan, CDMX

Síguenos en Facebook

¿Necesitas ayuda?